Contratos

¿Un despido más barato reduciría los recortes de plantilla?

Un debate abierto desde hace tiempo es el del precio del despido en España. A pesar de que se trata de una de las herramientas más habituales de las empresas para abaratar costos y sanear sus finanzas (desde que las cifras del paro se hinchan con ingentes cadenas de recortes de plantilla, las empresas españolas disfrutan de mejores estados de cuenta, sin que por ello recurran a la contratación), los empresarios aseguran que si el despido fuera más barato, despedirían menos…

Se trata de uno de los más extraños argumentos que los lobbys a favor de una reforma laboral “más flexible” hayan expuesto, y le ha tocado en turno al presidente de la CEOE, Juan Rosell, soltarlo ante los micrófonos de Onda Cero.

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales ha defendido esta semana la propuesta de la patronal de abaratar la indemnización, pues a juicio de su organización,  con un coste del despido más ajustado a la media europea “probablemente los empresarios intentarían por todos los medios no despedir”.

En declaraciones a Onda Cero, y a contrapelo de lo que enseña cualquiera de los cursos de oficios y profesiones, Rosell defendió la idea de un despido barato como fórmula para conservar empleos. Reconoce, sin embargo, que el recorte de plantilla es el primer recurso al que se ampara el empresario español: “Ahora, a la mínima que tenemos cualquier problema, lo primero que se nos ocurre es despedir”.

La CEOE propone reducir la indemnización por despido procedente de 20 a 12 días por año trabajado y que la improcedente sea el equivalente a 20 días por año (ocho de los cuales serían abonados desde el Fondo de Garantía Salarial). Rosell asegura que la iniciativa ya se ha elevado a los candidatos a la presidencia.