Formación

RAE presenta últimas actualizaciones

La noticia es apenas del sábado y seguro despertará tu asombro tanto como tu curiosidad. Personalmente sabía que estaban -digamos- estudiando, algunos cambios un tanto “polémicos” por decirlo de algún modo, pero confieso que algunos de ellos son demasiado para mí.

Claro que esto no deja de ser una opinión personal con la que estarás de acuerdo, parcialmente de acuerdo o en franco desacuerdo. Pero dejo a tu juicio una síntesis de los principales destaques en este acto.

Seguramente una de las novedades más polémicas (por eso la elijo para comenzar) es que la máxima autoridad de la Iglesia Católica pierde algunos privilegios (con minusculas) ya que desde ahora se trata del papa y no más del Papa. La expresión Su Santidad es válida sólo si no va seguida del nombre propio, en cuyo caso será “… su santidad Juan Pablo II” o “… el papa Benedicto XVI”.

Veamos otros casos: se han evaporado otras mayúsculas de inicio clásicas. Se trata de iniciales también, y es el caso de: don, doña, fray, santo, san, excelencia, señoría y vuestra merced. Aunque será difícil de erradicar así como así en el protocolo para las más altas dignidades, donde se especifica que aún se admite. Un ejemplo de esto último sería la expresión “Su majestad”.

Hay más cambios que compartiré en el próximo post, no sin antes cerrar con uno bien especial: es el caso de aquellos personajes de ficción con nombres compuestos. ¿Cuál es el cambio? Ellos llevarán siempre sus dos apelativos en mayúsculas, por ejemplo: Caperucita Roja, el Gato con Botas, Harry Potter.

Fuente: lr21