Orientación laboral

Año nuevo, trabajo nuevo

año nuevo

El final de un año, y el principio de otro son el mejor momento para considerar un cambio en muchos aspectos de la vida: rutinas, hábitos o costumbres están entre los “posibles” para un cambio que haga sentirse mejor a quien se propone modificar algún aspecto de sí mismo con el que no está muy contento.

Muchas cosas se pueden mejorar desde la práctica regular de un deporte, hasta dejar de fumar, pasando por clásicos como adelgazar o empezar a llevar un diario. Pero, también se puede optar por un cambio de la situación laboral, o lo que es lo mismo, por una mejora del trabajo.

Cambiar de trabajo con el año nuevo

Conseguir un trabajo nuevo puede parecer difícil, pero en realidad, también para las empresas el año nuevo supone cambios y nuevos proyectos en los que ¿por qué no se puede incluir a nuevos trabajadores?

La clave para conseguir un nuevo empleo en el año que empieza está en aquello que se puede aportar a la empresa, o lo que es lo mismo, ¿Qué se puede ofrecer al negocio que nadie más pueda ofrecer? Experiencia en el sector, formación específica para nuevos proyectos de empresa o la gestión de un nuevo departamento pueden ser buenas formas de acceder a un nuevo trabajo.

Analizar las posibilidades 

Está bien soñar con dejar el trabajo actual y buscar algo más acorde a la propia formación o que tenga relación con el campo de interés, pero también es cierto, que en la actualidad, la situación de las empresas, incluso de las que podrían considerarse estables, no es la mejor.

Por ello, antes de considerar seriamente un nuevo trabajo, es mejor informarse de la situación interna y de cómo se sienten los trabajadores que en ella ya trabajan.