En casa

Clases particulares en casa

clases particulares

Uno de los primeros “trabajos” para quien no tiene un trabajo fijo, o incluso un primer trabajo típico de universitarios son las clases particulares. Las clases particulares son un tipo de formación no reglada que se imparte, por lo general, en casa del profesor o del alumno.

Las clases particulares implican que el alumno necesita adquirir conocimientos concretos de una materia de la que el profesor tiene sólidos conocimientos y, precisamente, por ello, en muchos casos, son universitarios de último curso o docentes los que las imparten.

Clases particulares en casa

La vivienda del “profesor” se puede convertir en el centro en el que se dan las clases, en este caso, es necesario contar con la colaboración de todas las personas que viven en la casa, así como con un espacio físico concreto para que las clases se puedan realizar.

Por un lado, la colaboración implica que el resto de habitantes no excederán ciertos límites de ruido, y que no interrumpirán el desarrollo normal de las clases. Por otro, disponer de un espacio, como puede ser un despacho o un estudio, mejora la concentración, tanto del alumno como del profesor, y aumenta la sensación de profesionalidad.

Las clases particulares se consideran, en algunos casos, como formación de “andar por casa”, pero si se prepara cada clase y se apuesta por un enfoque profesional, el resultado puede ser muy bueno, tanto a nivel académico como desde un punto de vista de crecimiento del número de clases particulares.

Convertirlo en una profesión

Una de las ventajas de este tipo de empleo es que, cuando el profesor muestra su valía, en forma de mejoría, el alumno o alumnos se convertirán en su mejor publicidad.