EmprenderOrientación laboral

Cómo dejar de pensar y actuar de una vez

Una de las actitudes que más afecta nuestra productividad es la procrastinación, que nos aparte, en nombre de una larga serie de excusas, del cumplimiento de nuestros objetivos. Si sientes que debes tener más preparación, más tiempo, más herramientas para hacer lo que deberías y eso te hace retrasar el trabajo que deberías estar realizando, he aquí algunas claves para que piensen menos y actúes más

Para comenzar, hay que aprender a combinar dos verbos: acción y creación. Se trata de hacer mientras se piensa antes que en pensar y analizar, que es lo que hacemos al procrastinar.

Se trata de ver al trabajo como un acto de creación similar al que realiza un bailarina: ella piensa a bailar, y realiza su trabajo en ensayos y rutinas, modificando y perfeccionando sus acciones mientras las realiza.

Quien solo piensa, termina por solo pensar, sin crear nada productivo, tangible, que demuestre o signifique un avance.

Así que cuando se trata de producir, lo único que cuenta es producir: la acción, la creación, el servicio… Las ensoñaciones y los análisis solo producen no producen más que humo.

De manera que si se trata de publicar, soldar, ensamblar, vender, actuar… haz justamente eso. Si tienes temores y deseos de superación, no hay mejor manera de perfeccionar tus habilidades sobre la marcha: mezclar creación y acción, reflexionar sobre tus deberes mientras los realizas.

¿De qué manera arrancar? Fija un objetivo: “Quiero hacer…”. Y solo détente a pensar el tiempo mínimo para establecer las etapas para realizar tu objetivo.

El resto: piénsalo mientras creas.