Orientación laboral

Cómo elaborar un CV

elaborar un cv

El CV es un documento que sirve para hacer una presentación formal como candidato a un puesto de trabajo. La esquematización y la priorización del contenido son dos aspectos a tener en cuenta en la elaboración del CV.

En algunas ocasiones, el currículum se puede entregar junto con una carta de presentación, en la que sí es posible presentarse de una forma más personalizada y dar motivaciones y explicaciones sobre algunos de los aspectos más importantes del CV.

Una duda frecuente es precisamente, cómo elaborar un CV que resulte atractivo y llamativo para las empresas, y que convierta nuestra candidatura en una entrevista de trabajo y, si es posible, en una oportunidad para trabajar.

Cómo elaborar un CV

Los datos personales.

Nombre, apellidos, teléfono de contacto y dirección de correo electrónico son los indispensables, en algunos casos, indicar la ciudad de residencia o la zona también puede ser una buena ayuda.

Hay que prestar especial atención al correo electrónico, para un uso personal, no está mal tener un nombre divertido; pero pensando en el trabajo, la mejor opción es elegir uno que combine nombre y apellidos o las siglas de estos, o una combinación de ambos.

Datos como el estado civil o el número de hijos no se deben incluir en el CV, ya que esta información, que no es relevante para trabajar, puede condicionar la elección.

La foto

Uno de los aspectos que más dudas causa es la fotografía. Cada vez son más los expertos que indican que es erróneo incluirla, sin embargo, las empresas siguen demandado una fotografía. ¿La solución? Informarse de la política de empresa o usar la lógica: para trabajos de cara al público, incluirla, si no, retirarla.

La experiencia

La experiencia laboral se puede organizar de forma cronológica o por la duración del trabajo. La segunda opción, aunque más difícil, permite “ocultar” espacios de tiempo en los que no se ha trabajado. La experiencia no es solo el puesto de trabajo, se puede completar con todo lo que se aprendió en cada empleo.

La formación

Cuanta más, mejor, parece ser la máxima pensado en formación, pero la clave está en la calidad, se debe incluir solo la formación que pueda ser de utilidad para el empleo que se busca. Añadiendo de nuevo en qué se considera que puede ayudar a la empresa para la que se solicita empleo.

Las becas o las prácticas son una gran duda, muchos trabajadores se avergüenzan de ellas, y muchas empresas las consideran poco valiosas. Sin embargo, ayudan a crear una imagen responsable y fiable del candidato.

Otros datos

Típicos de los CV tradicionales son “nivel usuario de informática”  o “Inglés medio” u otros como los hobbies. Salvo que se tengan conocimientos demostrables, este tipo de fórmulas se deben evitar, por un lado, un nivel usuario, en la actualidad, se presupone, prácticamente para cualquier persona, por otro, Inglés medio es un término en desuso, y que más bien indica un conocimiento escaso del idioma en cuestión.

Un buen efecto, en un espacio breve

La clave no está en incluir un CV muy completo y de gran extensión, de hecho se recomienda que ocupe solo una cara de un folio A4.

A la hora de elaborar un CV hay que pensar siempre que todo lo que no se incluya en el CV puede dar paso a despertar la curiosidad del seleccionador al personal y, por lo tanto, puede acabar en una entrevista de trabajo en la que presentarse mejor y desarrollar las propias capacidades de una forma mucho más completa y extendida