Emprender

Cómo emprender: qué documentación es necesaria

como emprender

Emprender es el sueño de muchas personas, y con las dificultades para encontrar empleo en la actualidad, muchos emprendedores han decidido dar el paso y crear un negocio propio, de hecho, solo en enero de 2014 el número de empresas nuevas aumentó.

Uno de los problemas habituales a la hora de empezar un negocio es encontrar la financiación, pero, cuando este se resuelve, aparece uno aun más tedioso: la cuestión de la burocracia.

Se calcula que el tiempo medio para resolver el tema del papeleo en España ronda los 50 días, y eso siempre que el tipo de actividad sea “habitual” y que el futuro empresario, o empresarios, tenga nacionalidad española e intención de emprender dentro de nuestras fronteras.

¿Cómo emprender?

Una vez que se ha decidido el tipo de actividad, o actividades del negocio, la primera parada es la Administración de Hacienda más cercana a la ubicación de la futura empresa, o a la residencia del empresario. En este lugar, hay que hacer una declaración previa al inicio de actividad, darse de alta en el Censo de Inicio de Actividad, y en los Impuestos de Actividades Económicas e Impuesto sobre el Valor Añadido. Para ello, será necesario presentarse con un documento identificativo, como el DNI.

En el caso de que se trate de una sociedad o de una empresa, y no de un autónomo, la siguiente parada es el Registro Mercantil en el que se inscribirá la actividad.

Cuando se cuente con la documentación anterior, es el momento de acercarse hasta la Oficina de la Seguridad Social, donde, con el documento de Identidad, y uno de los documentos expedidos con anterioridad, el empresario o empresarios se inscribirán en el Régimen de Autónomos y/o la empresa, además, a los empleados, en el caso de que los hubiera.

Por último, si se trata de una empresa, hay que obtener del Ayuntamiento en el que se ubicará la empresa, una licencia de apertura, que se expedirá a nombre del dueño del negocio, y que no servirá para ninguna otra persona.

Debido a que los trámites son lentos, es recomendable iniciarlos con tiempo, además, una buena idea para agilizarlos y evitar problemas por falta de conocimiento es contar con asesoramiento legal y jurídico.