Orientación laboral

Cómo impresionar a tu jefe

Hoy, más que nunca, hay que llevar una buena relación con las altas esferas. Cada vez se extiende más la idea de que trabajar es un privilegio, y que los empleados son la parte más dispensable del proceso productivo. Por ello, hay que hacerle ver a tu jefe que eres algo más que una mera parte del engranaje,

Cómo puedes impresionar a tu jefe

1. Da las nuevas, sobre todo si son malas. Los jefes no quieren silencios tranquilizadores, sino verdades en el momento que deben ser escuchadas, cuando marcan un sentido de acción. Hay que llegar siempre con noticias frescas y oportunas para tu jefe.

2. Cita cifras. Cuando se trate de dar informes, da siempre cifras y datos concretos. No seas vago: los jefes quieren un reflejo exacto de las situación que se vive al momento.

3. Se puntual. Nada impresiona más a los jefes (y a todos en general) que alguien puntual. Llegar a tiempo no sólo habla de alguien profesional, sino de alguien que respeta el tiempo de los demás, de la empresa, del proyecto.

Mantén tu palabra

4. Entrega antes de tiempo. Cuando se trata de entregas, exagera tus tiempos, y de ese modo siempre entrega las cosas con un margen de antelación. De ese modo permites un periodo vetana para que se analicen y corrijan errores.

5. Aprende a estar en desacuerdo. Cuando se trate de manifestar tu oposición a algún tema, dato u opinión en una junta, aprende a estar en contra de manera respetuosa. Separa al argumento de quien lo profiere, y de ese modo sólo irás sobre la idea, no sobre el mensajero. En especial si es tu jefe.