Orientación laboral

Cómo responder preguntas incómodas: Tu compromiso

Hay algo más importante que sacar a relucir tu experiencia y formación profesional en una entrevista de trabajo: evitar las preguntas que pueden dejarte fuera de balance y dañar tu imagen ante tus posibles empleadores.

¿Cómo responder ante preguntas que pueden dañar tu imagen y empleabilidad?

Digamos que, por ejemplo, te preguntan acerca de tu anterior empleo y tu relación con tus superiores de ese entonces. Supongamos que aquello fue un verdadero infierno… ¿Cómo responder sin comprometer tu capacidad de compromiso y habilidades de comunicación, tu dominio del trabajo en equipo y tu sensatez ante situaciones de estrés?

Hacen falta algunas herramientas para responder a este tipo de preguntas (¿Tu relación con tu jefe era buena? ¿Cómo calificarías el entorno de trabajo?) y de otro tipo más personal y no del todo relacionadas con el empleo (¿Crees en Dios? ¿Eres homosexual?), pero en esencia hay que atacarlas de forma directa y sincera: estás obligado a responder todo lo que se relacione con tu desempeño en el trabajo. Nada más. Todo lo que no se relacione con el desempeño en el trabajo, o en las habilidades y experiencia para cubrir una plaza, está al alcance de todo entrevistador.

En el caso de que se insista con preguntas personales (¿Estás planeando tener un bebé en los próximos seis meses?) o que te obliguen a un compromiso que no deseas (¿Estarías dispuesto a renunciar a tu día de descanso?), es mejor que te niegue a responder y descartes ese trabajo. Ningún empleo que implique una irrupción en tu vida personal puede ser bueno.