Orientación laboral

Cómo ser el mejor empleado

Cuando se trata de cuidar el propio empleo, hay que poner toda la carne al asador. No hay que dejarnos ninguna idea en el tintero, y debemos explorar todas las opciones que nos permitan quedar como la mejor de las opciones para nuestros empleadores. He aquí algunos consejos para ser el mejor de los empleados.

Impresiona a tus jefes

Habla como tus superiores. Cuando se trata del organigrama al interior de una empresa, los jefes crean el lenguaje, y si quieres estar en sinfonía con lo que piensan (y cómo lo piensan: el hilo esencial con el que toman sus decisiones) hay que aprender a usar su terminología, sus modos, sufras, e incluso citarlos: “Como ya expresó…”

Coloca libros y material de referencia en tu escritorio. La idea es que no sólo los coloques, sino que además los uses, pero su sola presencia ya marcará una diferencia, y te hará ver cómo alguien que en su tiempo libre se esfuerza en ir más allá del deber, y se informa sobre las materias de trabajo.

Informa y actualiza

Da feedbacks y adelantos. No importa que las cosas no se muevan: el flujo de información crea el movimiento. Y siempre que mantengas  a los mandos superiores enterados de todas las novedades, les das la oportunidad de quedar bien, y de tener un marco de referencia para tomar decisiones, y tomarte en cuanta al hacerlo.

Muéstrate activo. Siempre procura verte haciendo algo… y cuando llegues al trabajo, que se vea que vienes de realizar alguna actividad: gimnasio, dejar a los niños, asistir a un curso… Crea a tu alrededor un aura de proactividad.