Orientación laboral

Cómo superar una entrevista de trabajo

employer businesswoman

Ya hemos comentado que en determinados países con un alto desempleo encontrar trabajo no es misión imposible aunque si altamente complicada, únicamente por el hecho de que para cada vacante se presentan decenas, cientos o incluso miles de candidatos. Escribir un curriculum eficaz es condición necesaria pero no suficiente para, como poco, ser entrevistado por el potencial empleador.

Superado el filtro del currículo, el siguiente paso suele ser la tan temida y muchas veces decisiva entrevista de trabajo. Como en todo, no hay fórmulas mágicas, pero si recomendaciones que pueden incrementar notablemente tus posibilidades de éxito o, mejor dicho, minimizar las de fracaso. Las repasamos de la mano de los consejos de Miguel Ayuso en El Confidencial.

1. Improvisar

Si de verdad quieres conseguir un trabajo debes preparar la entrevista como si se tratara del último examen de tu vida –y probablemente lo será, hasta que cierre la empresa, te echen o te marches a otro lado–.

2. Llegar tarde

Esto tiene mucho que ver con la improvisación pero, aunque parezca increíble, es algo tan habitual que merece un punto aparte. Antes de ir a una entrevista de trabajo debemos saber perfectamente dónde va a tener lugar y cuánto vamos a tardar en llegar allí.

3. Vestir de forma inapropiada

La apariencia, por mucho que lo nieguen los responsables de recursos humanos,sigue siendo un aspecto que se tiene muy en cuenta en las entrevistas de trabajo. Es importante saber como vestirse para una entrevista de trabajo.

4. Decir lo que crees que el entrevistador quiere oír

Los entrevistadores valoran positivamente la sinceridad del entrevistado y, como dice el refrán, se coge antes a un mentiroso que a un cojo. Tratar de decir lo que pensamos que quiere escuchar quién nos hace la entrevista no sirve de nada, pues nos hará perder naturalidad, que es uno de los aspectos que, precisamente, más se tienen en cuenta.

5. Asumir que el entrevistador es el que manda

Al acudir a una entrevista es habitual sentirse en una posición de autoridad inferior a la del entrevistador. Es algo normal, teniendo en cuenta que la mayoría de entrevistadores tratan de mostrar más autoridad de la que tienen. Pero, ¿realmente está el entrevistador en una situación más cómoda? Lo cierto es que, en muchas ocasiones, no lo está. Tú necesitas un trabajo, pero él tiene mucha presión para contratar a las personas adecuadas.

6. Exagerar en tu formación o experiencia

Este es un error previo a la entrevista, que se comete en la elaboración del currículum vítae, pero que sale a relucir siempre en ésta. Es, quizás, el peor de los fallos que se pueden cometer e, inexplicablemente, el más habitual. Lo primero que hace un responsable de recursos humanos es comprobar que lo que se dice en el CV es cierto.

7. Dejar que el entrevistador haga todas las preguntas

Aunque el entrevistador es quien, obviamente, va a dirigir la entrevista, es un error dejar que sea él el que haga todas las preguntas. Al fin y al cabo, lo que está en juego es un contrato, un acuerdo entre dos partes, por lo que el candidato también tiene preguntas que hacer.

8. Hablar mal de tus antiguos jefes

En una entrevista es inevitable responder a preguntas sobre tus pasadas ocupaciones laborales, pero nunca, bajo ningún concepto, debes hablar mal de tus antiguos jefes. Pese a que te hayan hecho la vida imposible criticarles es siempre una mala idea

9. Ignorar los exabruptos

Todos conocemos a alguien que, tras salir muy decepcionado de una entrevista, acepta el trabajo pensando que su percepción podía ser incorrecta. La realidad, por desgracia, es que en la mayoría de ocasiones si la entrevista nos ha trasmitido malas vibraciones el trabajo será aún peor y lo dejaremos a la primera de cambio.

  • Pingback: El Madrid se pasea ante el Ajax | Blog Deportes