Orientación laboral

Cómo tener una relación mejor con tu jefe

boss

Llevarse bien con el jefe a veces es complicado, igual que tener una buena relación con tu ex pareja, casi imposible. Ahora bien, como nuestro rendimiento, felicidad y hasta nuestro futuro laboral más cercano dependen de tener la mejor relación posible con nuestro superior, ahí van unas recomendaciones.

Sé positivo

Los ejecutivos triunfadores son por lo general optimistas que buscan ese mismo enfoque en sus subordinados. Enfocar positivamente no es meramente táctica, sino una actitud mental constante. Algunos hábiles subordinados evitan emplear términos como “problema”, “crisis” o “contratiempo”: describen las situaciones difíciles como “retos” y luego elaboran planes para enfrentarlos.

Puntualidad

El trabajo intenso demuestra entusiasmo y dedicación, inspira a los demás y halaga al jefe; al fin y al cabo, tú trabajas para él. Cumple horas extraordinarias al principio, y no al final de la jornada. Estarás fresca y no cansada. Además, llegar temprano significa: “Estoy ansiosa por empezar”; en cambio, quedarse hasta muy tarde significa: “No pude terminar mi trabajo”, dicen los expertos de Feminis.

Cumple las promesas

Los jefes toleran los defectos de sus subordinados, con tal de que las cualidades de ellos los aventajen. Lo que no pueden tolerar es la incertidumbre. Si indicas que puedes cumplir una tarea y no la llevas a cabo, harás que el jefe le pierda la confianza.

Conoce bien a tú superior

“Conocer es poder”, sentenció Francis Bacon. Aprende cuál es la formación y la experiencia de tu jefe, su trayectoria dentro de la compañía, sus hábitos de trabajo, las metas que persigue, sus gustos y desagrados.

No seas cotilla

Conocer al jefe no debe llegar al extremo de que el superior y el subordinado se hagan amigos íntimos. Tu jefe y tú no son iguales en el ámbito de la compañía. La amistad intima tiene un efecto igualitario que a menudo resulta peligroso.