En casa

Conciliar vida familiar y laboral: cómo trabajar en casa

vida familiar y laboral

Tener un hijo se ha convertido en una decisión importante. Hace años, el tener hijos era algo que entraba dentro de los planes de las parejas que se casaban, sin embargo, la incorporación de la mujer al trabajo y la defensa de la igualdad de oportunidades en el entorno laboral hacen que, en la actualidad, tener un hijo se posponga en función del trabajo y de la estabilidad económica.

Trabajar desde casa con niños

Muy recientemente, algunas empresas han empezado a ofrecer la posibilidad de que el trabajo se desarrolle desde casa y ello ha facilitado en cierta medida que las parejas estén volviendo a replantearse tener niños un poco antes. Pero, ¿Es siempre posible conciliar vida familiar y laboral?

Antes de pensar en la opción de trabajar desde casa, hay que valorar el tipo de empleo que se tiene y las posibilidades de poder desarrollarlo desde un lugar distinto al puesto de trabajo, habitual, trabajos que tienen que ver con la informática o para los que se requiere Internet la mayor parte del tiempo sí permiten este cambio, pero en otros mantener el trabajo desde casa es imposible.

Algo muy importante es conocerse a uno mismo y la capacidad para trabajar a ritmo normal en un entorno distinto a la oficina o al despacho, es decir. ¿Es posible que el ritmo o la productividad desciendan si se trabaja desde casa? Valorar este aspecto será fundamental.

Una vez que se conocen estos dos puntos importantes llega el momento de presentar el proyecto en la empresa a los supervisores, para que sean ellos los que decidan si, de hecho, es posible mantener el trabajo desde casa.

Un equilibrio complicado

Trabajar en casa no implica estar todo el tiempo con la familia, aunque sí que es cierto que se ahorra tiempo de desplazamientos y permite un mayor aprovechamiento del tiempo con los niños.