FormaciónOrientación laboral

Conducta gestual que revela mentiras

Todo un reto: detectar mentiras. Sin duda una técnica que nos gustaría dominar a todo nivel: como padres, como comerciantes, como empresarios, como empleadores o como empleados, como educadores… en fin. Volvernos expertos en detectar personas que mienten puede significar incluso un cambio rotundo en nuestra vida.

Según la ciencia de la neuroprogramación -entre otras-, al mentir los seres humanos no podemos evitar emitir algunas señales que no pasan inadvertidas para ojos expertos. ¿Quieres aprender un poco más sobre el tema y sus aplicaciones? No dudo en recomendarte una serie norteamericana llamada “Lie to me” (Miénteme) donde el experto Dr. Lightman (a quien puedes ver en la imagen de portada) y su equipo aplican (y explican) para nosotros  toda clase de técnicas y principios que te dejarán asombrado.

Mientras tanto, te invito a continuar aprendiendo -precisamente- sobre una de las muchas manifestaciones en este sentido: la conducta gestual.

Llamamos conducta gestual al conjunto de gestos, movimientos de músculos del rostro, movimientos con las manos, dirección de los ojos, posición de cejas, miradas, etc.

¿Qué pasa con estos parámetros cuando alguien miente?

• La expresión física será limitada y rígida, especialmente con los brazos y unos pocos movimientos de la mano. Movimiento de manos, los brazos y las piernas son hacia su propio cuerpo porque… el mentiroso tiende a ocupar  menos espacio.

• Una persona que te está mintiendo evitará el contacto visual directo.

• Las manos se tocan la cara, la garganta y la boca. Es típico tocar o rascarse la nariz o detrás de la oreja. Por el contrario, no es probable que quien miente se toque el pecho / corazón con la mano abierta.

Fuente: bifaloo