Emprender

Convertirse en distribuidor

convertirse en distribuidor

Emprender es siempre una actividad que requiere de una inversión inicial considerable, de tener una buena idea para convertir en negocio y, además, de contar con motivación suficiente como para mantener el negocio hasta que empiece a dar frutos.

A la hora de pensar en crear un negocio nuevo, se pueden encontrar muchas opciones, tanto online como de negocios físicos, pero dinero, motivación e idea son siempre necesarios. Una buena solución para emprender puede ser pensar en un negocio de distribución de artículos o productos de un determinado fabricante.

Convertirse en distribuidor

El distribuidor es aquel vendedor, por lo general, al por mayor, que vende productos de un fabricante conocido a empresas más pequeñas o a negocios. La principal ventaja de un tipo de empresa así es que se vende una marca o producto ya conocido.

Distribuidor se puede ser de una única empresa o marca, o de varios productos de distintas casas, todo dependerá de la orientación que se quiera dar al negocio. Por ejemplo, existen nombres propios de empresas que, por sí solos ya pueden suponer una excelente idea de negocio, el mejor ejemplo es el de los distribuidores de Apple.

Pero también se pueden buscar negocios más completos, como puede ser el de papelería y accesorios de oficina, que se pueden distribuir a empresas, a negocios de librería, a oficinas…

Buscar las oportunidades

Aunque la inversión inicial puede ser alta, lo cierto es que, con un poco de empeño, la distribución se puede convertir en una gran idea de negocio.

Aprovechar ferias, congresos y eventos varios para dar a conocer a la empresa y sus productos y así crear un sólida red de contactos es la mejor forma para comenzar a dar crecimiento a la empresa.