Orientación laboral

Cosas que no debes contar a tu jefe en el trabajo

Mean Boss in Office

El trabajo no está hecho para sufrir. Cuando el puesto de trabajo se está debilitando, cuando haya cambios en la dirección general, cuando percibamos que nuestro jefe no aprecia nuestra valía, en esos momentos y en cualquier otro, hay cosas que nunca se le deben decir a un jefe. Esa es, al menos, la tesis de El Confidencial.

Cansancio por haber estudiado la noche anterior

Andar agotado por la oficina puede ser bien visto si es producto de haber salido muy tarde del trabajo el día anterior, pero no sienta tan bien quejarse de cansancio si tiene que ver con estudios con los que andas labrándote otra carrera.

 Anunciar la resaca por una noche loca

La confianza con los superiores puede jugarnos una mala pasada y confesar la borrachera de la noche anterior generará seguramente rechazo. Juguetear con el ibuprofeno, darse una doble capa de antiojeras y abusar del café puede delatarte, pero ayuda a sobrellevar la jornada.

La razón por la que dejaste tu anterior trabajo

Hay diferentes motivos por los que dejar un trabajo: mudanza, cambio de perfil, interés en otra empresa, sentirse infravalorado, querer ganar más dinero, una mala relación con otro miembro de la organización… A la hora de responder a esa pregunta en el siguiente empleo, Elizabeth Lowman reúne algunas recomendaciones de expertos. En primer lugar, hay que mostrar honestidad: “Si nos han despedido no tenemos todo perdido, podemos explicar lo que aprendimos con ello”, explica.