En casa

Desconectar del trabajo

desconectar del trabajo

La facilidad para acceder a las novedades sobre la empresa, la posibilidad de saber, desde cualquier lugar, y a cualquier hora la entrada de emails importantes, o la opción de llamar a la oficina, hacen que sea muy difícil desconectar del trabajo.

De hecho, en inglés ya existe un término para las personas que no pueden desconectar del trabajo “workaholic”, y sirve para denominar a personas que viven por y para su empleo. La obsesión por el trabajo puede poner en riesgo la relación con la familia, con los amigos, o incluso, la propia salud física y mental.

Está bien preocuparse por el trabajo y tener ambición, pero también es importante aprender a desconectar del trabajo, y dedicar algo de tiempo a descansar y relajarse.

Desconectar del trabajo

Aunque parece que al salir del trabajo, sería complicado dejar la “adicción” no siempre es tan fácil, debido, precisamente a la posibilidad que existe de seguir permanentemente conectado desde casa o mediante smartphone. Pero hay pequeñas rutinas que pueden ayudar a desconectar.

  1. La ropa de trabajo y la ropa del día a día, mejor si es distinta, optar por dos look diferentes es una buena forma de conseguir no pensar continuamente en el trabajo.
  2. Ducharse al volver del trabajo, favorece la relajación, y ayuda a cambiar el “chip”, para centrarse en otras cosas.
  3. El deporte es bueno para la salud física, pero también para la mental, bastan 20 minutos al día para encontrarse mejor y ver con otra perspectiva las cosas.
  4. El pc y todos los dispositivos de acceso a Internet, mejor que estén lejos.

Aprender a vivir

Alejarse del entorno de trabajo no es fácil, sobre todo, durante la semana, pero hay que aprovechar fines de semana o puentes para salir y divertirse, buscando actividades, viajes o escapadas que permitan, por un lado relajarse y por otro, dejar de pensar en el trabajo.

 

  • Pingback: Ejercicios para relajar los pies