En casa

Las desventajas de trabajar en casa

trabajar en casa

Nueve de cada diez artículos que se publican sobre trabajar en casa hablan de las miles – o millones – de ventajas de tener un empleo desde el propio hogar, y aun un alto porcentaje de textos introducen la idea de que se trata de una forma “sencilla” de ganar dinero. Por supuesto, en muchos, se acompaña además una foto de un trabajador que al tiempo que envía un email, prepara una sopa y, ademas, todavía tiene una mano libre para atender a un bebé.

Y vale que trabajar en casa tiene algunas ventajas, pero, ¿te has parado a pensar qué significa tener un empleo desde el propio hogar desde un punto de vista más real? Si ya estas seducido por los artículos “positivos” que has leído sobre este tipo de empleos, puede que descubrir los aspectos negativos te ayude a equilibrar la balanza.

Desventajas de trabajar en casa

La soledad. Con un pc como principal compañero los contactos con otras personas del entorno laboral se traducen a emails y, en el mejor de los casos a llamadas de teléfono esporádicas, la mayor parte del tiempo el trabajador está solo ante una pantalla.

Falta de concentración. Estar en casa y trabajar hace que la concentración disminuya, sobre todo a primeras horas del día o cuando hay gente por la casa, es posible que el nivel de productividad se vea afectado.

Dificultad para desconectar. Ir a la empresa hace que ya, visualmente, se “cambie el chip” y volver a casa ayuda a desconectar, pero cuando se trabaja en casa, separar los conceptos no es nada sencillo porque todo se realiza en el mismo entorno y tampoco hay tiempo de desplazamiento para concienciarse de este cambio.

Un trabajo de “segunda”. Decir “trabajo en casa” hace que de forma automática muchas personas de tu entorno  crean que el trabajo es algo “temporal” y muy fácil de hacer, así que se harán comunes las visitas inesperadas, las llamadas personales en horas de trabajo, o la petición de “favores” pensando en la libertad de horarios.

Y para los emprendedores…

A todas ellas hay que añadir que para un emprendedor, además realizar un trabajo desde casa hace que sea aun más complicado dar los primeros pasos, por lo que los meses de arranque necesitarás mucha energía para que la empresa empiece a funcionar.