Emprender

El emprendimiento como complemento de la vida laboral

emprendimiento

Al pensar en emprendedores, el perfil en el que se piensa es el de una persona sin una ocupación y que decide salir de una situación de desempleo apostando por el autoempleo, la alternativa es la del trabajador que abandona un puesto de trabajo en una empresa para construir un sueño empresarial.

Más raro puede parecer, aunque en realidad es muy común, la del trabajador que apuesta por emprender como complemento a la vida laboral, o lo que es lo mismo, aquel que compagina una actividad por cuenta ajena con una por cuenta propia.

El emprendimiento como complemento a la vida laboral

Mejorar la situación financiera es la principal razón por la que muchos trabajadores completan un trabajo “habitual” con llevar un bar o una tienda, o incluso con alguna actividad por Internet, entre ellas, son cada vez más populares los webmasters o los diseñadores gráficos.

Y es que detrás el emprendimiento no solo hay intención de aumentar los ingresos si también el deseo de convertir una pasión en una forma de ganarse la vida. Algo así la posibilidad de encontrar una actividad laboral que además sea un hobbie.

No siempre es posible convertir este empleo por cuenta propio en la única fuente de ingresos, pero en cualquier caso, se convierte en la mejor forma de conseguir algo de rendimiento económico con una actividad que, en cualquier caso, formaría parte del tiempo de ocio.

Emprender, una actitud

Emprender se entiende como una auténtica actitud y una forma de entender el trabajo, sin embargo, aun parece que queda mucho para que el emprendimiento pueda considerarse como una opción real, válida y equiparable a un trabajo por cuenta ajena.