Orientación laboral

El paro se ensaña con los más pobres

Según un estudio recientemente presentado por La Caixa, el desempleo es más abundante entre quienes tiene ingresos inferiores a los 1.000 euros. El mileurismo, esa palabra tan poco relacionada con la formación profesional, parece ser una barrera que pesa el momento de conseguir un empleo y de definir la expectativas de salud al largo plazo.

Según un estudio social realizado por La Caixa, el paro de aquellas personas con una renta mensual inferior a los mil euros llega a niveles del 40% de la población. La baja renta, la imposibilidad de acceder a mejores niveles de preparación, y la dureza de las condiciones de vida en un entorno de precariedad vital y laboral, crean un círculo vicioso alrededor de los más pobres.

Además, la renta media inferior a los mil euros también agrava los problemas de salud y de atención médica, que lleva a los pobres a tener 4 veces más riesgo de padecer una discapacidad.

Según el estudio de La Caixa, quienes están bajo la renta de los mil euros tienen 4 veces más posibilidades que aquellos por encima de los 2.500 euros de sufrir una discapacidad a mediano plazo, producto de enfermedades no atendidas por causas económicas.

Mientras que aquellos con ingresos por encima de los 2.500 euros tiene un riesgo del orden del 2,4% e sufrir una discapacidad antes de los 65 años, en el caso de los que tienen menos de mil euros de ingreso, ese riesgo se cuadruplica, y llega al orden del 8,4%.

El informe de La Caixa también señala que los recortes laborales son un obstáculo insalvable para la inclusión social.