Emprender

El puesto de trabajo no se hereda

Architects giving a presentation to a young family

“Cualquier empleado de Mercadona puede ser el próximo presidente de la empresa. El patrimonio se hereda, pero el puesto de trabajo no”. Quién así se expresa es el empresario español Juan Roig, creador de Mercadona, la primera cadena de supermercados de España., quién lo dice con claridad: ser hijo de alguien con un talento especial no significa que ese talento se herede.

De momento, las cuatro hijas de Juan Roig –Hortensia, Amparo, Juana Clara y Carolina– forman parte del consejo de administración, pero no ejercen ninguna función ejecutiva en la empresa, porque la pregunta clave en una empresa familiar es clara: ¿Deben heredar los hijos la dirección de la compañía?

Según los expertos, no. Ya se conoce ese aforismo que dice que el abuelo crea la empresa, el hijo, a veces, la consolida, y los nietos la destruyen. “En cualquier planificación de un proceso de sucesión se deben establecer los criterios del perfil idóneo del sucesor en función de las necesidades del negocio, así como la toma de decisión, su comunicación y el periodo de transición”. Así se expresa José Tellez, asociado senior de legal de Ernst & Young Abogados, en el diario Expansión.

Como dice Josep Tàpies, titular de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE, en su libro Familia Empresaria, a nadie se le ocurre dar por hecho que el hijo de un gran violinista será también un virtuoso de ese instrumento. Por ello, en la empresa hay que distinguir muy claramente la propiedad -quién es dueño de la empresa- de la dirección de la misma, que debe recaer en el mejor profesional posible.

Parece que Juan Roig lo tiene claro.