Contratos

Empleadas del hogar cubiertas por la seguridad social

A partir del 1 de enero del 2012, las empleadas del hogar cotizarán en la Seguridad Social, y dispondrán de los mismos derechos y obligaciones que el resto de los trabajadores españoles. Con ese fin, sus empleadores (llamados ahora “los titulares de hogares familiares”) deberán hacer firmar un contrato a sus empleadas.

A partir de 1 de enero de 2012, se integrará el Régimen Especial de Empleadas de Hogar dentro del Régimen General a partir del 1 de enero de 2012. Para cotizar en la Seguridad Social, las empleadas del hogar deben disponer de un contrato.

En ese contrato debe estipularse, por lo menos, “el número de horas de trabajo semanales, salario mensual o por hora, salario en especie, si existe o no pacto de horas de presencia y su retribución, si existe o no pacto de pernoctación y su retribución, y el número de cuenta bancaria del titular del hogar familiar donde domiciliar la cotización”.

A partir de esta cotización, empleados y Gobierno se hace cargo de la baja laboral y la baja de la actividad laboral. Para su cotización use establece “una escala tarifada de quince tramos en función de los salarios percibidos, con cuotas que van desde 19,84 euros/mes por 20 horas de trabajo a la máxima de 164,60 euros/mes para la jornada completa”. Es decir, se cotiza en función de las horas efectivamente trabajadas.

Si bien se asume que la integración de las empleadas del hogar será plena a partir del 1 de julio de 2012, se establece un periodo transitorio hasta 2019.

La integración a la Seguridad Social, sin embargo, no considera prestaciones por desempleo.

Fuente | Consumer

Imagen | Para Inmigrantes