Orientación laboral

Empleos en peligro de extinción

Empleos en peligro de extinción

¡El trabajo está ahí y nadie los quiere hacer! El riesgo es la extinción.

Aproximadamente 400.000 oficios manuales pueden desaparecer en 10 años. ¿La razón? Los jóvenes prefieren las profesiones intelectuales.

El destino de la mano de obra parece estar sellada: en 10 años podrían desaparecer casi 400.000 oficios manuales, artesanías y de la agricultura. ¿La razón? Nadie los quiere. La generación más joven prefiere empleos y profesiones de tipo intelectual a expensas de la mano de obra que se percibe, probablemente como un “mal trabajo” o como una oportunidad que no está de acuerdo con sus expectativas. Y los artesanos que ahora tienen más de 50 años y van a jubilarse en unos 10 años, o incluso harán la jubilación más allá de los 67 años, ya no serán reemplazados, si esta tendencia se mantiene.

Tres certezas

Teniendo en cuenta que no podemos predecir si en los próximos años van a cambiar las necesidades de empleo del mercado laboral, todavía estamos seguros de tres cosas. La primera: en 10 años la gran mayoría se irá del trabajo por razones de edad. En segundo lugar, dada la fuerte disminución de los nacimientos ocurridos en las últimas décadas, en un futuro próximo se reducirá aún más el número de jóvenes que entrarán en el mercado laboral, lo que acentúa el cambio generacional entre el jubilado y un joven que entra en su lugar. Tercero: si se tiene en cuenta que los jóvenes desde hace algún tiempo van a acercarse a profesiones menos manuales, creemos que el resultado obtenido en este proceso es muy fiable.

Los puestos de trabajo en riesgo

Muchos comercios terminaron en la lista de amenazadas de extinción. Entre ellos, la artesanía, tales como: artículos de cuero, los carpinteros, los tejedores, albañiles, carpinteros, mecánicos, soldadores, talleres de reparación de relojes, impresoras, sastres, reparadores de radio y televisión, los fabricantes de colchones…, además de los conductores, los lectores de contadores y muchos otros. De hecho, estos son sólo algunos ejemplos.

Sin embargo, dadas las altas tasas de desempleo de los jóvenes y muchos de ellos con un título en el bolsillo, tienen que hacer algo. Dar interés en estos oficios se convierte en vital para nuestro trabajo futuro.