Emprender

Emprender y seguir trabajando

emprender

En la sociedad en la que vivimos parece que estamos muy acostumbrados a estar en continuo movimiento, sobre todo, pensado en la posibilidad de sacar el máximo partido a todas las oportunidades que se presentan a lo largo de la vida.

Aunque emprender es considerado como el antagonista a tener un trabajo por cuenta ajena, y más ahora que ser autónomo es la vía para quienes no encuentran un trabajo, hay algunos trabajadores que se deciden a compaginar mantener un trabajo por cuenta ajena con el emprendimiento.

Trabajar por cuenta ajena y emprender

Desde un punto de vista legal, es posible mantener ambos tipos de empleo, y además, el nuevo empleo por lo general, se basa en un hobby o en algo que gusta al emprendedor, y por lo tanto, la idea, a priori puede parecer entretenida.

Sin embargo, también es cierto que mantener dos trabajos, aunque en uno se sea el “propio jefe” requiere estar activo muchas más horas y prestar atención a dos empleos distintos, con las responsabilidades que ello entraña, para que la empresa que se está empezando crezca y en el trabajo que ya se tiene no noten una bajada del ritmo de trabajo que ponga en riesgo la permanencia en la empresa.

Por suerte, Internet ha hecho factible el tener una empresa que se pueden gestionar desde las redes y que necesita de menos desplazamientos, aunque la dedicación será alta, al menos en fases iniciales. 

Dos trabajos, dos horarios

Lo importante, después de todo, es ser capaz de gestionar dos trabajos distintos, poniendo todos los limites y las barreras posibles para que ninguno de los empleos afecte al otro y ambos puedan desarrollarse y mantenerse en el tiempo.

Aunque puede que, llegado el momento, sea posible plantearse dejar el empleo por cuenta ajena y dedicarse por completo a la propia empresa.