En casa

Empresas multinivel para trabajar desde casa, algunos consejos

multinivel

Las empresas multinivel basan su sistema de trabajo en una red de trabajadores que dependen de forma vertical de otras personas, de modo que se cubre el mayor territorio posible con el menor esfuerzo e inversión por parte de la empresa.

Grandes empresas de las comunicaciones, de la cosmética, de las energías, han basado su sistema de distribución y comercialización en un sistema piramidal, con varios niveles de supervisores y trabajadores, y con buenos datos de éxito. Pero también hay empresas nuevas que buscan en este sistema una forma de obtener el máximo beneficio por el trabajo de otras personas.

Empresas multinivel: ¿Un trabajo?

En la situación laboral actual, las empresas multinivel han crecido como la espuma, no solo el número de personas que trabajan a su cargo, sino también en cantidad de negocios basados en el sistema. El hecho  de que en muchas de ellas se realice un trabajo desde casa, hace que además los empleados se sientan, en parte más seguros, ya que están en un entorno que conocen.

El resultado no tiene por qué ser negativo, de hecho existen empresas multinivel de éxito, aunque no siempre hay que fiarse de ellas por el mero hecho de serlo.

Algunos consejos para trabajar en empresas multinivel

Es importante conocer la empresa, el ámbito de trabajo y el sistema de funcionamiento para evitar estafas o, simplemente, estar trabajando “para nada”. Una rápida búsqueda en Internet puede ser más que suficiente para saber si se trata de una empresa que merece la pena y que paga.

Toda empresa quiere contar con el mejor equipo, y aunque se trate de sistemas piramidales, los mejores serán los más valorados, por ello, cuando a la empresa no parece importarle la experiencia o la motivación de los trabajadores pero, en cambio insiste en indicar lo mucho que se gana y las ventajas puede que detrás exista una trampa.

Las empresas multinivel son, en realidad, negocios comerciales y, por lo tanto, en ellas se vende algo, si no se está convencido del producto o de la calidad, o incluso de la fiabilidad de la empresa, es mejor no empezar a trabajar, porque los resultados no serán buenos, después de todo nadie compraría un producto a un comercial que no parece contento con lo que vende.