Orientación laboral

¿Eres adicto al trabajo?

adicto al trabajo

Agosto es el mes de las vacaciones por excelencia, y el mejor momento para desconectar del trabajo, descansar y disfrutar de unos días con la familia. ¿Apetecible, verdad? Pero, si eres de esos que ante la llegada de las vacaciones empieza a estresarse pensando en que tiene demasiadas cosas que hacer en el trabajo o que no sabe bien cómo gestionar el tiempo libre, puede que seas un adicto al trabajo.

Cómo darse cuenta de que eres un adicto al trabajo

¿Te llevas trabajo a casa? Tener mucho trabajo es normal en momento puntuales y puede que haya días en los que la saturación del empleo haga necesario llevar trabajo a casa, pero si esto es algo habitual y realizar parte de la tarea del empleo sustituye a tiempo con la familia o a la realización de algún hobby, puede que tras ello se esconda un problema de adicción al trabajo.

Controlas los emails con regularidad. Algo normal si se espera una comunicación importante del jefe, pero actualizar el correo de forma regular en busca de posibles tareas relacionadas con el trabajo es un claro síntoma de que hay una cierta dependencia al trabajo.

Las vacaciones te producen estrés. Las vacaciones son un derechos de los trabajadores y, además están relacionadas con la mayor productividad del empleado, pero si a medida que se acercan te das cuenta de lo mucho que tienes que hacer en el trabajo hasta el punto de sentir estrés, puede que seas Workaholic.

Las bajas no son una opción. La salud es lo primero, y tener una enfermedad es normal de vez en cuando, pero si las bajas no forman parte del proceso de recuperación, o aun en el tiempo de ellas se está “trabajando” desde casa de forma no oficial, esto indica una gran dependencia del puesto de empleo.

No desconectas nunca de la oficina. La llegada de la mayor conectividad tienen muchas ventajas, nunca como ahora ha sido posible acceder a un montón de contenidos e información al momento, o poder tener acceso a la oficina o a los proyectos desde cualquier lugar, pero ello no significa que la conexión con la oficina deba ser las 24 horas del día.

Aprender a desconectar

El trabajo es una parte importante de nuestras vidas, pero hay que recordar que no es la parte fundamental de las mismas y que es bueno tener hobbies y motivaciones más allá del trabajo.