En casa

5 errores a evitar cuando se trabaja en casa

trabajar en casa

Trabajar sin salir de casa, librarse de madrugar, del tráfico a primeras horas, compaginar vida laboral y familiar… Todos conocemos las “muchas” ventajas acerca de trabajar desde casa, pero, lo cierto es que muchos de los trabajadores que apuestan por trabajar desde el hogar – por cuenta propia o ajena – al final vuelve a la oficina, o tienen que cerrar el negocio.

Es cierto que se habla mucho de lo cómodo que es trabajar desde casa y de las muchas ventajas que supone y, aunque en su mayor parte son ciertas, también es verdad que existe otra cara de la moneda que también hay que conocer antes de valorar si compensa trabajar desde el hogar.

Los cinco errores a evitar si se trabaja en casa

  1. No tener horarios. Que sí, que sí… trabajar con total libertad horaria es una de las supuestas “ventajas” de este tipo de empleos, pero un trabajo que funciona y que, por lo tanto, tiene clientes o compradores, debe estar enfocado a ofrecer una atención más directa y con horarios establecidos. Organizar horarios de trabajo es el primer paso de tener un trabajo en casa.
  2. No definir un espacio de trabajo. En la terraza, mientras se hace una sopa en la cocina, cómodamente tumbado en el sofá, y ¡hasta en un parque! Para trabajar hay que buscar un espacio de trabajo práctico y en el que se encuentre todo lo necesario para desempeñar la actividad, no es necesario tener un despacho, pero si una zona de trabajo bien definida.
  3. No dividir tiempo de familia y tiempo de trabajo. Aunque los trabajos en casa facilitan, por ejemplo, cuidar a niños pequeños, lo cierto es que necesitan dedicación y, por lo tanto, es importante saber cuándo se trabaja y cuándo se atiende a la familia. El tiempo de trabajo se puede organizar entorno a los horarios de los niños, pero teniendo en cuenta qué tiempo dedicar a cada cosa.
  4. No tener autodisciplina. Dejarlo todo para más tarde, retrasar el trabajo o ir acumulando pequeñas tareas – simples o complicadas – es un error bastante común, cualquier trabajador que valore la opción de trabajar desde casa debe tener una gran capacidad de disciplina antes de decidirse a dar este paso.
  5. No desconectar. El otro gran problema de quien trabaja en casa es, precisamente, el contrario a los anteriores, teniendo la oficina en casa es mucho más fácil caer en la tentación de estar las 24 horas pendiente del empleo, marcar horarios, tener un lugar de trabajo definido y realizar alguna actividad que permita desconectar – como deporte – ayudarán a marcar diferencias entre el tiempo de trabajo y el tiempo con la familia.

Evitando estas prácticas será mucho más sencillo hacer el trabajo en casa un realidad que, de verdad, tiene muchas ventajas.