En casa

¿Es bueno el teletrabajo?

telework

Dicen que el teletrabajo es malo para ascender en la empresa. A pesar de ello,  la conveniencia del teletrabajo, telecommuting, trabajo a distancia o desde casa parece indiscutible: Sus ventajas para el trabajador son varias: desde la flexibilización de la jornada hasta una mayor atención a la familia, incluyendo un menos gasto e recursos para movilizarse. Los beneficios para una empresa son obvios, aunque algunas voces dudan de su conveniencia.

Fracasos del teletrabajo

Por ejemplo, el profesor universitario Evgeny Mozorov, que en un artículo publicado en España por El País alerta de varios ejemplos negativos de esta práctica. Por ejemplo, “el más destacado de los recientes fracasos en este terreno es el del experimento, de un año de duración, llevado a cabo por el Office for Personal Management norteamericano —una agencia gubernamental a cargo del servicio civil de la nación— que permitía a sus empleados una plena flexibilidad respecto a dónde y cuándo trabajasen siempre que realizaran debidamente su trabajo”.

Lamentablemente, dice Mozorov,  “un informe de Deloitte sobre el programa piloto ha revelado que los gestores de OPM no podían evaluar el rendimiento de sus empleados, la calidad del trabajo se había deteriorado, y los empleados tenían poca idea de si estaban aportando el suficiente tiempo y esfuerzo”. ¿Cómo se miden los resultados de estos programas? Difícil labor.

Tiempo libre

De hecho, el profesor alerta contra el trabajo desde casa ayudado por la tecnología disponible ahora, que, contra las apariencias, te puede esclavizar en contra de darte mayor tiempo libre.  “Probablemente estaríamos pasando ese tiempo recién ganado pegados a alguna aburrida hoja de cálculo. ¿Qué progreso es ese?”, se pregunta Mozorov.

  • http://www.rubenalonso.es/ Rubén Alonso

    Pero hay que tener cuidado con esto. Que una mala prueba piloto sin control ni medición haya salido lógicamente mal no significa que el teletrabajo sea malo. Quiero decir, que los casos exitosos son apabullantemente mayores que los de fracaso, y es que si casi el 30% de los americanos, el 26% de los holandeses, el 19% de los finlandeses, etc. teletrabajan… ¡será por algo! :-)