Formación

Esperanto, la lengua de la esperanza

El Esperanto es el primer proyecto en la historia de la humanidad de una lengua planificada que sobrevive, y hasta crece, luego de la muerte de su creador. El Doctor Lazarus Ludovik Zamenhof, un médico de Bjalistok -actual Polonia-, fue quien creó este lenguaje en el año 1887. El significado del nombre escogido para esta lengua es “el que tiene esperanza”.

A su creador se lo llamaba Dr. Esperanto, y realmente se trató de una persona que depositó sus esperanzas y su saber en la creación de una lengua que hermanara a todos los hombres de la tierra; no con el fin de sustituir las lenguas existentes sino con la finalidad de convertirla en una segunda lengua que les permitiera comunicarse entre individuos de los diferentes pueblos con distintos idiomas maternos.

La creación y desarrollo del Esperanto constó de varias etapas, en la primera esta lengua contaba con unas mil raíces de las que derivaban unas diez o doce mil palabras. En la segunda etapa, la del desarrollo, se ha visto que esto se logró con absoluta rapidez ya que se han creado nuevas palabras para nuevos conceptos; así como han surgido sinónimos.

Aún hoy el Esperanto sigue siendo el único proyecto de lengua universal que creció hasta convertirse en un idioma completo. Cuenta con su propia comunidad de hablantes, existen miles de libros escritos en Esperanto y más de cien publicaciones periódicas. Se trata sin dudas de una lengua viva que cuenta con su propia literatura. Con todo esto podemos decir, sin temor a equivocarnos, que el Esperanto ya ha superado con mucho su etapa experimental.