Orientación laboral

Evitar la tensión en la oficina

View Of Busy Stock Traders Office

Muchas veces el lugar de trabajo se convierte, en vez de un remanso de paz donde su busca la productividad de la compañía, en un corral lleno de gallos o gallinas que se pelean, con discusiones permanentes, luchas enconadas, odios poco disimulados y batallas permanentes que distraen a varios empleados de su objetivo principal: servir al cliente.

Nadie es imprescindible

“Nadie es imprescindible, incluso aquellos que tienen más talento pueden salir de una empresa si su carácter puede estropear el ambiente del equipo, pero hay que hacer un diagnóstico y buscar cuál es el problema. La tensión puede ser sinónimo de creatividad, ilusión, energía o de trabajar bien, pero cuando genera un conflicto es muy perjudicial”, opina Santiago Álvarez de Mon, profesor del departamento de Dirección de Personas en las Organizaciones de IESE Business School, en el diario Expansión.  El IESE es una de las mejores escuelas de negocios del mundo.

Sin discusión, no hay creatividad

Ahora bien, un lugar de trabajo paradisiaco, sin apenas diferencias o discusiones constructivas, puede que tampoco sea viable. “Los equipos en los que todos piensan igual y no hay discusiones no son equipos de trabajo. Son grupos, que aportan muy poco a la compañía”, recuerda  Remedios Torrijos, profesora de Comportamiento Organizacional de IE Business School. De la misma opinión es Álvarez de Mon, que considera que “el conflicto es a veces el principio de la paz“.

Así pues, cabe recurrir a la negociación para superar estos conflictos. Mano izquierda, paciencia y negociación con los elementos más conflictivos. Y si no hay remedio, despido.