Contratos

FMI pide bajar pensiones ante alta expectativa de vida

Nunca hemos creído que el Fondo Monetario Internacional brille por su visión humanista, y su historia es elocuente a ese respecto. Sin embargo, no dejan de sorprender las medidas que sugiere para reflotar y mantener la economía mundial en su sitio, y no deja de sorprender que una y otra vez esas medidas tengan un impacto directo sobre las vidas de los eslabones más frágiles de la cadena social. En este caso en concreto, los ancianos.

El FMI, a través de sus directora, Christine Lagarde, ha propuesto que las pensiones se rebajen en vista de la alta expectativa de vida.

Para los economistas del Fondo Monetario Internacional (ninguno de los cuales vio acercarse la Crisis que vivimos, y cuyo principal efecto ha sido el recorte en el número de empleos) sugieren que ante “el riesgo de que las personas vivan más de lo que se espera” se inicie una generalizada reducción de las pensiones, un alza en las cotizaciones y un retraso en la edad jubilatoria, así como se obligue a las aseguradoras privadas a dar compensaciones en el caso de una larga longevidad.

El temor de FMI ante el envejecimiento de la población ha quedado reflejado de la siguiente manera en su informe semestral: “Si el promedio de vida aumenta tres años más de lo previsto para 2050, el coste del envejecimiento -que ya es enorme para los Gobiernos, las empresas, aseguradoras y particulares- aumentaría un 50%”.

Según las Naciones Unidad, en el 2050, aquellos con 60 años (el tope jubilatorio promedio) podrían vivir hasta 26 años más, en contra de los 21 actuales.

Nos preguntamos si esa rebaja incluirá la pensión de la señora Lagarde

  • Jesus

    El Fondo Monetario Internacional reclama, entre otras
    medidas, que se recorten las prestaciones y se retrase la edad de jubilación
    ante “el riesgo de que la gente viva más de lo esperado”.

     

    Según sus análisis, si el promedio de vida aumenta tres años
    más de lo previsto para 2050, el coste del envejecimiento, que ya es enorme
    para los Gobiernos, las empresas, aseguradoras y particulares, aumentaría un
    50%” en las economía avanzadas tomando como referencia el PIB de 2010.

     

    Resumiendo para ellos la longevidad es un riesgo financiero
    y proponen que las aseguradoras privadas cubran el riesgo de longevidad.

     

    Sin duda cualquiera al leer esto se alarmará y se hará
    muchas preguntas.

     

    ¿Qué quiere decir esto?, ¿que cuesta dinero que vivan
    nuestros ancianos? Pero nosotros también seremos ancianos algún día y no
    podremos trabajar. ¿Pero, por qué le preocupa tanto al Fondo Monetario
    Internacional que la gente viva más y no pueda trabajar para poder vivir y que
    el Estado les pague una pensión?, ¿quizá estén en contra de que la gente mayor
    pueda vivir dignamente en su vejez?, ¿quizá estén en contra de que los viejos no
    puedan trabajar porque el deterioro físico y mental de la edad se lo impide?, ¿o
    simplemente no les gusta que vivamos y nos quieren exterminar como hacían los
    nazis?

     

    Lo primero que tenemos que quiénes son los que lo dicen, quién
    es el Fondo Monetario Internacional. Básicamente y resumiendo mucho el FMI es
    como un gran banco que se dedica a prestar dinero a países. Como todos sabéis
    los bancos a lo que se dedican es a prestar dinero (que no tienen) y a cobrarlo
    con intereses. Ahora empezamos a entender. Lo que le preocupa al FMI es que no
    se le de su dinero (más intereses), eso es lo que llaman riesgo financiero. Llegados
    a este punto cualquiera ciudadano, sobre todo las amas y amos de casa y padres
    y madres de familia que son los mejores economistas del mundo dirán que mejor
    no pedir dinero prestado ni a ellos ni a ninguna entidad aseguradora privada o
    entidad financiera, porque así por lo menos nos ahorramos los intereses. De
    modo que si tenemos que reformar algo no debería ser nuestro sistema de
    pensiones ni nuestros restos de humanidad y solidaridad (que ellos por cierto
    no tienen o se la guardarán por donde les quepa), sino el sistema financiero y
    dejar de pedir prestado dinero a los bancos y que el dinero lo fabrique el
    gobierno y por lo menos no pagaremos los intereses de ese dinero a los bancos
    que trabajan menos que nuestros respetables ancianos y encima viven como sanguijuelas
    a costa de nuestro trabajo y sudor. En definitiva, los que sobran son ellos no
    nuestros mayores que un día seremos nosotros.

     

    Por cierto si lo que quieren es esclavizarnos más, obligándonos
    a reducir nuestros sueldos para pagarles a ellos (mediante impuestos al Estado
    para que a su vez se lo den  a ellos por
    emitir el dinero, o cuotas a las aseguradoras privadas) aumentando la edad de
    jubilación y reduciendo las pensiones hasta matarnos de hambre, no tengo más
    remedio que compararles con los nazis. Al menos ellos eran menos hipócritas y
    hacían sufrir menos a los judíos para quedarse con sus propiedades y justificar
    la necesidad de su poder y razón de ser. Eran monstruos como estos pero al
    menos no se inventaban subterfugios para robar y esclavizar a sus congéneres. Y
    no solo eso sino que las familias que tengan casos de ancianos con Alhzeimer y
    otras enfermedades que requieran apoyo económico seguro que para ellos serán un
    riesgo financiero y deberán sufrir su desgracia o morirse.

    Lo más injusto y absurdo de todo esto es que todos los
    gobiernos están rescatando a las entidades financieras con el dinero de los
    ciudadanos, dinero que ahora nos prestan con intereses y a cambio de garantías,
    entre ellas que malvivamos o nos muramos de hambre y miseria para poder
    enriquecerlos a base de pagar intereses por el dinero que nosotros mismos le
    hemos prestado regalado.

    Lo dicho, son peor que las sanguijuelas, peor que los nazis.