Formación

La formación universitaria se encarece

Una de las secuelas de la situación que se vive en España es el encarecimiento, en todos los niveles, de los precios de bienes y servicios. Entre ellos, el precio de la educación. Una herramienta que, no nos cansamos de repetirlo, es esencial para obtener y conservar un buen empleo. La mala noticia es que la educación universitaria se encarece en España gracias a la liberalización de las tasas.

Aumentos hasta del 50%

Si bien comunidades como Asturias y Galicia congelaron las tasas para quienes se matriculen por primera vez, no ha ocurrido así en otras como en Cataluña, Madrid o Castilla y León, donde hay que pagar entre 350 y 450 euros para matricularse en algunas carreras.

De esta manera, entre las carreras más caras se sitúan Arquitectura y Medicina (cuya matrícula vela 750 euros en Andalucía, y 1.772 en Castilla y León). Hasta el máster de formación del profesorado (obligatorio para quienes deseen presentarse a oposiciones para docentes en institutos) ha elevado su matrícula por encima del 130%, y en este curso su matrícula cuesta 879 euros en el País Vasco y 2.400 en Cataluña.

Hay enormes diferencias en los costos de matrícula para las carreras entre una Comunidad y la otra, que pueden llegar a más del 200%.

Los repetidores pagarán más

Alguna Comunidades han aprovechado, y premian a los estudiantes de buenas notas, y castigan a los repetidores, aumentando el costo de las matrículas para estos.

¿La razón de todos estos aumentos? La liberalización de los precios en los matriculas, que, según el enredado lenguaje oficialista, “las acerca más a lo que verdaderamente cuestan”.