Orientación laboral

Funcionarios españoles a evaluación

Los empleados públicos españoles se encuentran entre los villanos de la historia: se les responsabiliza, de una y de otra manera de parte del dispendio que, según la actual administración, sumió a España en el hoyo en el que se encuentra.

Sin embargo, ese reinado del mal está por llega a su fin.

Los funcionarios habían gozado hasta el día de hoy de las ventajas que les otorgaba el Estatuto Básico del Empleado Público, con una serie de protecciones que los hacía intocables (todo desde a perspectiva de la administración actual… y de muchos españoles). Sin embargo, ese Estatuto dejaba a la vista un Talón de Áquiles, y el Gobierno va a utilizarlo a fondo en su carrera por acortar gastos y sanear el déficit.

Se contempla desde hace cinco años una “evaluación del desempeño“, que rara vez se ha aplicado sobre el cuerpo burocrático. El Gobierno ha dejado claro que no va a desaprovechar la oportunidad que supone: “Nosotros lo vamos a [aplicar la evaluación] hacer inmediatamente”, declaró el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta.

Beteta ha señalado que la aplicación de la “evaluación del desempeño“, permitirá que  “los gobiernos utilicen su recurso de la forma más eficaz posible”.

Debajo de estas declaraciones, hay una intención sobre la que no debe quedar la menor duda: el Gobierno comienza las acciones para poner bajo la lupa a cada funcionario español, y evaluar si su trabajo vale por lo que recibe a cambio.

¿Cómo se va a realizar esta evaluación? No está claro aún, pero si sus consecuencias: una vez realizada, se tomarán las medidas pertinentes, que pueden llegas hasta el cese.