Orientación laboral

¿Los funcionarios son realmente los villanos?

Apenas comenzar con los recortes y reducciones de plantillas, el Gobierno ha señalado como uno de los principales responsables de la Crisis que sufrimos a los funcionarios. Algo que los empleados púbicos no se han tomado esa responsabilidad como suponemos que la cúpula económica de Rajoy esperaba, y las protestas no se han hecho esperar… Sin embargo, la opinión pública no ha mostrado muy solidaria con los funcionarios, y se ven (más que nunca) como la rémora de la economía española. ¿Es así?

Las culpas de los funcionarios

El problema de los reclamos de los funcionarios es que no se puede olvidar la imagen que tienen ante la sociedad española. Sean responsables o no del dispendio realizado por las administraciones, lo cierto es que los funcionarios tienen la peor imagen de entre los trabajadores españoles. Y entre mayor su rango, peor.

Una reciente encuesta del CIS, señala que para los españoles los jueces son los profesionales del sector público peor valorados-Le siguen los inspectores de Hacienda y los diplomáticos.

Los mejor valorados

Sin embargo, esta mala opinión no se ensaña con todos los funcionarios públicos: hay algunos que son bien vistos por la ciudadanía. Es el caso de bomberos, médicos y profesores de enseñanza primaria y secundaria.

A pesar de esta buena valoración, de los españoles, una buena parte de ellos (40% de los encuestados) dice tener poca o ninguna confianza en el trabajo de los empleados del Estado. Esa nula confianza no proviene de hechos, sino de rumores falsos acerca de vacaciones, días libres, sueldos y horarios que (se dice) disfrutan los funcionarios.