Formación

Enseña a los más pequeños

Dicen que ser profesor es una vocación. Según afirman la mayoría de profesores, enseñar y poder compartir con los alumnos los conocimientos que has adquirido durante toda tu vida es un hecho que te llena de satisfacción

¿A quién doy clase?

Dentro del profesorado hay muchas variantes. No es lo mismo enseñar a gente universitaria que a chicos de 3 o 4 años. Por eso, hay muchos que se decantan por dar sus lecciones a niños de educación primaria, es decir, a aquellos que tienen entre 6 y 12 años de edad. Eligen esta franja porque, a pesar de encontrarse inmersos en una edad difícil, es cuando más aprenden y más entusiasmo muestran por las cosas.

Para poder impartir clases, lo primero que tienes que hacer es cursar un grado en educacion primaria en Barcelona, Madrid o en cualquier punto de la geografía española. Ese es el requisito mínimo para poder enseñar. Es una tarea dura, pero luego vienen las prácticas en colegios y ya empieza la rutina que tanto habías deseado.

¿Qué clase doy?

Este es otro problema para muchas personas que quieren enseñar. Tienen claro que quieren enseñar, pero no saben a ciencia cierta que asignatura desean impartir. Cuando das clase a niños pequeños, el abanico de asignaturas es muy amplio y debes poseer conocimientos sobre todas, pero cuando tu público objetivo tiene una edad superior, debes especializarte en una rama concreta.

Para poder aspirar a esto, lo que debes realizar son unos estudios superiores. Cursar una carrera o un grado es fundamental para poder dar clase a gente más mayor. Una vez tienes tu título universitario viene la parte más dura: aprobar la oposición.

Son meses y meses de estudio en los mejores casos. En el resto, años. Prepararse una oposición es muy duro, pero compensa ya que una vez aprobada podrás llevar a cabo lo que ha sido tu sueño desde pequeño: dar clase.