ContratosOrientación laboral

Incentivo: herramienta para subir productividad

Incentivo herramienta para subir productividad

¿De qué manera se hace que los trabajadores rindan más y mejor? ¿Se debe hacer lo que de algún modo propone la Reforma Laboral: generar miedo a perder el empleo para de esa manera incentivar a que se trabaje más en menos horas? Creemos que no, y que los estudios y las estadísticas contradicen esta idea. Creemos, en suma, que los incentivos son la mejor estrategia para que los trabajadores se encuentren satisfechos y sean más productivos.

Elevar hasta en un 10% la productividad

La experiencia señala que la inclusión de incentivos para los empleado aumenta hasta en un 10% la productividad de los empleados que los reciben, pues los incentivos significan algo más que su mero valor monetario.

Los incentivos establecen un nuevo lazo entre el trabajador y la empresa, crean un vínculo más fuerte entre el empleado y su compañía, y con ello elevan la lealtad que este siente por su fuente de trabajo. Estos sentimientos generan una mayor respuesta productiva.

¿Qué tipos de incentivos se pueden ofrecer?

Se puede partir de los incentivos económicos (desde los bonos hasta las comisiones por ventas) hasta llegar a los que son en especie (electrodomésticos, gadgets, ordenadores…). Como ya se mencionó, su precio es lo de menos: lo que importa es el significa que imprime entre la empresa y el trabajador.

¿Qué es lo que nos ofrece un programa de incentivos, como empresa? Aumenta la productividad, crea un mejor ambiente de trabajo, nutre el vínculo entre empresa y trabajador, y fortalece la imagen de la empresa.