En el extranjero

Jóvenes parados europeos: con menos opciones de formación

jóvenes parados europeos

Alemania se había puesto  a la cabeza en la reducción de las tasas de parados jóvenes de Europa. En los últimos años, sus políticas habían sido alabadas por suponer la primera puesta en marcha de acciones concretas para reducir los datos de desempleo entre los jóvenes parados europeos.

Una de sus medidas estrella eran las prácticas en empresas, que ofrecían trabajo remunerado y la posibilidad de formación complementaria a jóvenes del Viejo Continente, la otra medida eran los mini-jobs. Hasta 10.000 plazas llegaron a ofrecerse para menores de 30 años que optaran por la formación dual en Alemania, y España era uno de los principales “exportadores” de jóvenes, con cuotas de hasta el 50% del total de plazas. Pero, varios incidentes ocurridos a lo largo de 2014 han hecho que para el 2015, el número de plazas pase a ser de 2.000.

Reclamaciones y protestas tras la reducción

Esta modificación viene propiciada por las protestas de un grupo de jóvenes españoles que, a su llegada a Alemania no vio cumplidas las expectativas que se les habían prometido en el momento de comenzar a trabajar en el país germano.

Pero, también por las varias manifestaciones producidas en grandes ciudades, entre ellas Berlín, en las que se piden mejoras salariales para los jóvenes parados europeos que acceden a este programa y la posibilidad de cancelar el contrato con la empresa que ofrece el empleo, si no se cumplen las condiciones que se ofrecen a los jóvenes trabajadores.

El paro juvenil el Europa sigue siendo un problema

La medida estrella de la UE pasaba por la formación dual de los jóvenes, y Alemania era su principal promotora, pero el fracaso de esta propuesta pone de nuevo sobre la mesa la necesidad de encontrar una solución para el paro entre los menores de 30 años.