Formación

La escritura de mensajes de texto deforma el lenguaje escrito.

En plena era de las comunicaciones la incomunicación parece acentuarse cada vez más. Esta problemática tiene en su cima, a mí entender, a los mensajes que enviamos a través de nuestros celulares.

¿Por qué deformamos sin querer el idioma?

Generalmente uno se excusa en que escribir teniendo una limitación máxima de entre 100 y 150 caracteres, según el modelo de celular,  justifica: abreviar palabras; quitar haches; omitir acentos, signos de interrogación y exclamación e incluso utilizar caras conformadas por signos de puntuación para expresar estados emocionales. La realidad es que el lenguaje del chat ha pasado a los mensajes de texto y ha mutado aún más.

He aquí algunos ejemplos:

 Yo tb!! (Yo también)  

TKM (Te quiero mucho)

Wenas (Buenas)

N s q  acer (no sé que hacer)

Dnd tan t2? (¿Dónde están todos?)

Pero a no desesperar, para todos aquellos que recién ingresan en el mundo virtual de los mensajes de texto y temen no poder entender esta jerga, la Asociación de Usuarios de España creó un diccionario que contiene ya más de 11.000 términos cargados. La dirección de la página web es www.diccionariossms.com.

Desde ya no es recomendable escribir mal por la confusión que puede generar una palabra sin acento (llamo o llamó) y la realidad es que a la hora de escribir un texto formal las futuras generaciones se encontrarán en más de un brete.

 

Fuentes: aeromental    boulesis