Orientación laboral

La inmigración ya no es relevante para el Gobierno

Las cifras en la salidas aeroportuaria españolas no mienten: ahora son más las personas que salen que las que entran a España, y un buen porcentaje de ese contingente son extranjeros en el paro. La advertencia sobre las difíciles condiciones del mercado laboral en España ya se extiende desde hace tiempo de boca en boca desde las ciudades que otrora eran puertos de salida hacia nuestro país.

España ya no es un centro atractivo para la emigración laboral. Todo lo contrario: en 2011 la salida de españoles en busca de un trabajo ha aumentado en más de un 36%, ciudadanos con la esperanza de que su perfil, experiencia y formación profesional sean valorados en el exterior.

Un fenómeno que pasa desapercibido para el gobierno de Mariano Rajoy, que ha restado valor estratégico a la inmigración, rebajando su situación administrativa

A partir de este año, la política de inmigración y emigración será administrada desde una Secretaría General dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Con este cambio, los trámites y asuntos antes dirimidos por el hasta ahora denominado Ministerio de Trabajo e Inmigración, entonces una Secretaría de Estado en toda forma, quedan relegados a un tercer nivel administrativo, y habrá que dirigirse para su atención a Secretaría General de Inmigración y Emigración, que cuenta con una única Dirección General para ese efecto: la Dirección General de Migraciones.

De esta manera quedan eliminadas las cuatro Secretarías generales que antes existían para tratar temas de emigración e inmigración: la Dirección General de Inmigración, la Dirección General de Integración de los Inmigrantes, la Dirección General de la Ciudadanía Española en el Exterior y la Secretaría General Técnica de Trabajo e Inmigración.