Formación

La sobrepreparación, ¿un lastre?

sobrecualificación

Jóvenes sobradamente preparados es un término que se emplea para designar a menores de 35 años que buscan empleo, o que trabajan, por debajo de las posibilidades reales de encontrar un empleo de nivel similar a su grado de formación.

La palabra nini se utilizaba hace no demasiado para llamar a toda una generación que ni estudiaba, ni trabajaba, pero escarbando un poco, se descubrió que muchos de estos mal llamados ninis eran, en realidad, jóvenes con un buen grado de formación y con ganas de trabajar, pero que no encontraban trabajo y que no podían costearse mejorar su formación.

¿Sobradamente preparados o ninis?

Así, los menores de 35, estaría divididos en dos grupos aquellos que trabajan “en lo que sea” con tal de poder contar con un sueldo a fin de mes, y que para conseguir un empleo esconden o directamente, eliden su formación a la hora de elaborar el currículum; y los otros, lo que no renuncian a encontrar un trabajo al nivel de la inversión realizada por los estudios, y que esperan, un día poder encontrar un trabajo en aquello que se formaron.

No es que los ninis “reales” no existan, sino que son un colectivo menor, y se sitúan en una edad algo más temprana, por debajo de los 22 años, su nivel de formación es escaso y su experiencia laboral, si la tienen, es en sectores muy concretos.

Con uno de cada dos jóvenes en paro, parece que no hay término intermedio, o se decide esconder la formación en busca de oportunidades laborales y de tener una nómina a fin de mes; o se muestran los títulos y diplomas, y se da por sentado que se tardará aun un tiempo – amplio – en encontrar el trabajo que se desea.

Si se toma como estadística el uno de cada dos, está clara cual es la solución para encontrar empleo