Formación

Las abreviaturas

Algo que solemos utilizar la mayoría de las personas al escribir son las abreviaturas, pero es también muy grande el número de aquellos que las utilizan de manera errónea por desconocimiento de las reglas que rigen el uso de las mismas. Veamos pues un primer acercamiento a este tema tan interesante como extenso que son las abreviaturas.

Su nombre proviene del latín abbreviatüra y es una reducción de determinadas palabras que se logra suprimiendo algunas letras que pueden ser centrales o finales; por lo general finaliza con un punto. Veamos algunos ejemplos conocidos: Atte. para abreviar atentamente, Sr. para abreviar señor y Dra. por doctora.

Si bien hay una serie de abreviaturas de uso convencional y masivo, también debemos saber que cualquiera de nosotros puede crear sus propias abreviaturas para uso personal. En el caso de los escritores, como estos escriben para otros, al finalizar su obra incluyen un glosario con la explicación de cada abreviatura particular que usó en su escrito.

Las abreviaturas se pueden organizar en dos grupos: por truncamiento o por contracción. Las primeras son aquellas a las que se les quita la parte final de la palabra. Estas nunca finalizan con una vocal. Ejemplos: Av. por avenida, etc. por etcétera, pág. por página. Las abreviaturas por contracción son aquellas a las que se le eliminan letras centrales de la palabra dejando aquellas más representativas. Ejemplos: Gral. por general, nro. por número, cte. por corriente.

Finalmente no debemos olvidar que, por regla ortográfica, todas las abreviaturas deben mantener la tilde en el lugar de la palabra de origen; como en el ejemplo de pág. por página.