ContratosEn el extranjero

Los emigrantes dejan España en busca de trabajo

Los números no son escandalosos pero si marcan tendencia: miles de emigrantes que vinieron a España al abrigo de la burbuja inmobiliaria para buscar una vida mejor están retornando a sus países o trasladándose a países donde puedan encontrar empleo.

De hecho, el número de parados extranjeros (incluyendo los procedentes de otros países de la Unión Europa) ha bajado de 1.233.400 a 1.182.400 millones. Además, también baja el número de ocupados, de 2.215.900 a 2.211.500 personas, y la población activa (en edad y disposición de trabajar), de 3.449.300 a 3.393.300 personas, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), de octubre de 2012.

Paro superior

Los extranjeros tienen un paro del 38 por ciento por el 25 por ciento de la media, un hecho que se explica por varios factores. Entre otros, y seguramente el más importante, que muchos inmigrantes trabajaban en el sector de la construcción, muerto, roto, paralizado, después del estallido de la burbuja inmobiliaria. En cualquier caso, la tasa de paro apenas ha bajado del 35,76% de  junio al 34,84% en septiembre entre los extranjeros.

Nueva emigración

Según el diario El País, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), desde que comenzó 2012 han abandonado el país 365.238 extranjeros y solo han entrado 282.522. Los españoles también hacen la maleta y buscan fortuna fuera: han emigrado 54.921 hasta septiembre, un 21,6% más que en el mismo periodo del año pasado.

Buscarse la vida en el extranjero parece la única solución para muchos. Y eso, lamentablemente, vale tanto para los emigrantes como para los españoles. Emigrar a algunos países de Europa boyantes o a Brasil parece la solución.