Contratos

Los trabajadores del hogar entran a la legalidad laboral

Este mes de enero, tan sombrío en otros aspectos del mercado laboral, tiene una buena noticia, y es a partir del lunes 2 de enero pasado, rige una normativa que garantiza los derechos de los trabajadores del hogar. Entre ellos: pago en metálico, salario mínimo y contrato por escrito.

Desde el pasado 2 de enero, las personas que trabajan como parte del servicio doméstico en España entran plenamente bajo la normativa laboral, y su actividad queda regulada por la llamada “relación laboral de carácter especial de los trabajadores del hogar”.

Una norma que sustituye y actualiza a la anterior, con un cuarto de siglo de antigüedad.

Esta norma garantiza al colectivo de los trabajadores del hogar sobre todo, un pago exclusivamente en metálico y por un un salario igual al salario mínimo interprofesional (SMI) (8.979,60 euros anuales) con dos pagas extraordinarias al año.

Esto es que no se podrán bajo ningún argumento, realizar descuentos por ningún motivo (por manutención o alojamiento, por ejemplo). En el caso de que ocurra un salario en especie, este no puede superar el 30% de las percepciones salariales.

La relación laboral de carácter especial de los trabajadores del hogar también señala que los incrementos salariales se darán de mutuo acuerdo mutuo entre empleador y empleado (en su defecto se aplicará el incremento medio que para ese año definido por el acuerdo marco sobre negociación colectiva negociado por los agentes sociales).

También se regula el despido y su indemnización (que alcanza a 12 días por año).

Entre sus falencias, el Real Decreto de un sistema de prestación por desempleo, que será evaluado para su integración recién en 2013.

En ese tenor, no es descabellado un futuro en el que los empleados domésticos reciban cursos de oficios y trabajo, y disfruten de vacaciones pagas.