Orientación laboral

¿Por qué las madres trabajadoras se deprimen menos?

Según un estudio realizado en los Estados Unidos, hay una diferencia entre las madres que trabajan y las que no: el nivel de depresión en el que viven. Según esta investigación, las madres que no trabajan son más propensas a deprimirse que aquellas que salen de casa a cumplir con una jornada de trabajo.

Según una investigación realizada por la agencia Gallup, un 28% de las madres que se quedan en casa sufren de alguna forma de depresión, en tanto que las madres trabajadores sufren estos padecimientos en sólo un 17% de los casos.

Casi un tercio de las mujeres que se ven obligadas a quedarse en casa debido a la maternidad sufre de ira, tristeza, estrés y angustia. De hecho, este 28% de las madres en casa no se describen a si mismas como prósperas, sino como personas que luchan y sufren.

¿Es un trabajo más duro criar a los hijos que salir a trabajar? El estudio de Gallup ocurre en medio de una controversia, pues se acusó a la candidata Ann Rommey de “no haber trabajado un solo día en su vida”, lo que a ojos de lo demócratas la convierte en una figura irrelevante. Rommey, sin embargo, crió a cinco hijos. El desatino de las declaraciones de una estratega de la campaña demócrata a llevado a decir que en los Estados Unidos se vive “una guerra contra las madres”.

¿Cuál es la relevancia de las madres que se quedan en casa en el mercado económico? No sólo permiten el funcionamiento del sistema educativo, realizan voluntariado y trabajo doméstico duro y tedioso, que no se remunera.