Orientación laboral

Que no te traicione la cara

Como ya hemos señalado en otras ocasiones, el lenguaje corporal es un arma de dos filos. Por una parte, siendo autoconscientes, podemos dominarlo, y lanzar una imagen segura y proactiva. Por la otra, cada gesto involuntario puede revelar información acerca de nosotros que puede jugarnos en contra… sobre todo en una entrevista laboral. La zona más relevante, en donde se dirime la batalla entre lo que ocultas y lo que revelas, es tu cara…

Cuidado con las microexpresiones

Se llama microexpresiones a ciertas expresión, súbitas y rápidas, que revelan los sentimientos reales. A saber hay siete emociones básicas que transmiten: alegría, tristeza, ira, asco, miedo, sorpresa y desprecio. Todas ellas pueden aparecer, de manera inconsciente, durante una conversación. Duran microsegundos, pero su huella puede ser indeleble.

La mejor manera de dominarlas es conocerlas, y aprender a evitarlas… y aprender a leerlas en el rostro de las personas con las que hablas.

Las principales microexpresiones

Ojos entreabiertos. Es un gesto asociado con la desaprobación de lo que se escucha, pues se finge atención cuando en realidad se analiza negativamente lo que se escucha.

Labios apretados. Autocensura. La persona intenta evitar decirnos algo que puede ser controversial.

Una ceja o ambas en alto. Duda o incredulidad. Quien nos escucha no se traga lo que le decimos.

Ojos más abiertos. Una sorpresa, pero de rango positivo.

Asentir enfáticamente. Se da por zanjada una cuestión en lo que podríamos definir como un empate técnico.