Formación

No hay mejor inversión que un curso bonificable

curso

Repitan conmigo: Las empresas con más futuro son aquellas que tienen los trabajadores más formados. La formación continua dentro de la empresa es la única fórmula que garantiza que la empresa sigue sirviendo a sus clientes y por tanto su supervivencia.

Formación gratuita

La mejor inversión es aquella que te proporciona un rendimiento y, además, no cuesta nada. Si estás de acuerdo conmigo en estas tres apreciaciones, sólo hay dos opciones: en tu empresa ya trabajan con cursos bonificables o no saben de la existencia de decenas de cursos bonificables, formación pagada por la administración con las cuotas de los contribuyentes y que, por tanto, puede ser utilizada por las empresas –y sólo por las empresas- de manera gratuita.

Mejorar la aptitud

Es decir, si usted tiene una empresa y quiere mejorar la aptitud de sus trabajadores con la ofimática puede contratar un curso de ofimática bonificable. O si es el director de recursos humanos de una compañía del sector sociosanitario puede formar a sus empleados con un curso de primeros auxilios bonificable en el que te enseñarán que ¡El botiquín de primeros auxilios nunca debe fallar!

Cursos prácticos

En definitiva, que hay un curso para cada empresa, o sea que, si  crees que la formación continua es imprescindible, nunca lo tendrás tan fácil –o barato- que con un curso bonificable. De hecho, España tiene una de las tasas de universitarios más altas de Europa y, por el contrario, un número insuficiente de personas con educación superior (o no) especializadas en áreas donde se genera gran valor añadido. Afortunadamente, los cursos bonificables suelen estar orientados a conocimientos de aplicación práctica e inmediata en todas las empresas, como un buen máster.