Emprender

Nuevas obligaciones para los Administradores de Fincas

real estate

Los cambios en el marco regulatorio y legislativo de la administración de propiedades, modificada a  a finales de año 2013 está afectando al sector de la Administración de Fincas en toda España y dificultan la ya de por sí onerosa tarea que representa el Administrador de Fincas, por la gestión cotidiana de una comunidad de propietarios.

Estos profesionales colegiados ofrece una óptima garantía a la hora de ceder la responsabilidad de la gestión de nuestras propiedades, puesto que ayudan a coordinar y gestionar de forma eficiente y profesional el mantenimiento de las propiedades, mediante una correcta gestión de los fondos aportados según la cuota de pago que corresponda a cada uno, proporcional a las características de la propiedad y siempre vigilando por el buen funcionamiento en general de la comunidad.

Debido a las modificaciones recogidas en el Real Decreto 828/2013 publicado en el BOE el pasado 26 de octubre, existen nuevas tareas para la administración de los bloques de vecinos,  en un paso más que realiza la Administración por acabar con la economía sumergida. Las comunidades de  propietarios están obligadas desde principios de este año 2014,  a declarar todas las operaciones que en su totalidad superen los 3.005,06 Euros, lo cual se traduce en los importes pagados en conceptos como la limpieza de las escaleras, el mantenimiento de los ascensores y del edificio o la limpieza y gestión de las zonas de jardín, todas ellas deberán ser comunicadas a la Agencia Tributaria, tal y como se recoge en este Real Decreto.

El representante de la comunidad de propietarios o el Administrador de Fincas, será el responsable de presentar durante el periodo de febrero de 2015, las operaciones que superen el importe antes citado y realizadas en el ejercicio de 2014, a través del modelo 347, declaración de operaciones de importe superior a 3.005,06 Euros,  tal y como informan desde el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España y confirman los principales Colegios Oficiales de Adminstradores de Fincas de Madrid, Barcelona y resto de las principales ciudades españolas.

A esta modificación regulatoria, debemos añadir  la entrada en vigor desde febrero de 2014, la zona única de pagos en euros (SEPA), que obligará también a aumentar el trabajo de los administradores, con el cambio del código alfanumérico IBAN para todas las operaciones de cobros y pagos con las entidades bancarias de la U.E., este nuevo sistema permite identificar una cuenta de una determinada entidad financiera en cualquier lugar del mundo, gracias a los 24 caracteres que contiene,  pero tiene como inconveniente como la limitación de la información que los emisores de los recibos pueden dar a sus clientes.

En resumen, podemos decir que las nuevas responsabilidades y complicaciones añadidas a las actividades que realiza un Administrador de Fincas, hacen de esta labor aparentemente sencilla, una tarea cada vez más tediosa y solo apta para profesionales colegiado y cualificados, con suficiente experiencia y capacidad de gestión para afrontarlas.