Emprender

Oportunidad de empleo, la franquicia Bottega Verde

Oportunidad de empleo, la franquicia Bottega Verde

El origen de Bottega Verde se remonta a finales de 1972 en Pienza, una pequeña ciudad de la Toscana, entre Florencia y Siena, la maravilla medieval. En esta cuna de la tradición, salpicada de colinas, viñedos y campos de trigo, se abrió un pequeño herbolario que se dedicaba a la fabricación artesanal y la venta de cosméticos a base de principios activos naturales. A principios de los años 90, Bottega Verde ya era una realidad muy interesante: un universo femenino genuino y sincero, con un gran potencial.

El grupo adquiere una larga y rica tradición de iniciativa empresarial en el ámbito del marketing directo, con toda su experiencia en el campo de la cosmética y, con pasión y visión, Bottega Verde se ha convertido en un éxito a nivel nacional.

En 2012, Bottega Verde era el número 1 de la producción de cosméticos a base de ingredientes activos naturales, con más de 6.000.000 clientes. Desde el año 2000 es también activo online para vender sus productos a través de Internet.

Una empresa más grande y más grande

Las tiendas de la cadena son establecimientos franquiciados que se benefician de la experiencia y las estrategias continuamente evaluadas y desarrolladas en las tiendas directas de Bottega Verde. Como parte de la consolidación de la red de ventas, Bottega Verde tiene el objetivo final de llegar a la cobertura de todo el territorio nacional, mientras que en el extranjero se han abierto alrededor de 80 tiendas en 15 países. En estos mercados, hay una gran extensión de la red. Bottega Verde ofrece al franquiciado la fórmula y la asistencia para la formación permanente, técnica y operativa.

Los requisitos para entrar en la red de franquicias

El franquiciado, así como el cliente de Bottega Verde, aprecia un producto cosmético que utiliza ingredientes naturales, así como la posibilidad de una amplia variedad y relación calidad-precio. El perfil es el de una persona dinámica que quiere tomar ventaja de la reputación de la marca Bottega Verde para realizar una actividad por cuenta propia con el entusiasmo por las ventas que se funde con el placer de construir una relación de confianza con unos cuidadosos y exigentes clientes.

La tienda debe estar ubicada en calles comerciales muy céntricas de una ciudad de más de  15.000 o 20.000 habitantes o en principales centros comerciales o centros turísticos. El tamaño mínimo del local debe ser de35 metros cuadrados destinados a la venta, así como un cuarto de baño y un pequeño almacén.

En la ciudad se concede la zona exclusiva. A los exclusivos centros comerciales se refiere el propio centro comercial.

Gracias al acuerdo firmado con Unicredit y Bottega Verde, el franquiciado tiene acceso a líneas de crédito sobre la base de la simple presentación del plan de negocio y una evaluación con gran agilidad y rapidez. La financiación podría adjudicarse hasta un máximo del 70% de la inversión y los materiales documentados relativos a la construcción de la tienda.