Contratos

Para qué sirven los administradores de fincas?

trabajos en el extranjero

El servicio que ofrece el  Administrador de Fincas, sirve para gestionar la administración de comunidades o mancomunidades que solicitan los propietarios de un inmueble, la gestión de alquileres en el caso de los arrendamientos de las propiedades, así como en la resolución de  reclamaciones y conflictos judiciales, relacionados con la propiedad inmobiliaria y horizontal.

Con esta finalidad, el Administrador de Fincas da respuesta a una demanda de la población preocupada por la gestión profesional de su inmueble, liberando al propietario de  gran parte de sus responsabilidades en la gestión de su propiedad, ofreciendo servicios como:

  • La defensa de carácter judicial y extrajudicial, de todos los intereses del propietario
  • La administración eficaz y resolutiva, que promueve la conservación para la perdurabilidad o incremento del valor de las propiedades.

Existen muchas empresas especializadas en la administración de fincas, pero es recomendable fijarse en varios aspectos determinantes,  a la hora de saber cual es la opción  que mejor se adapte a nuestras  necesidades, por ejemplo, la proximidad del administrador al inmueble o los servicios con los que cuenta el administrador o  la empresa administradora de fincas.

El Administrador de Fincas Rústicas y Urbanas, debe ser un profesional independiente colegiado, ya que esto nos garantiza unos servicios eficientes, cualificados y con responsabilidad en el ejercicio de sus funciones y en los elementos comunes que guardan, las comunidades de propietarios, y los bienes inmuebles urbanos y rústicos, siempre en cumplimiento de las Leyes de la Propiedad Horizontal, Arrendamientos Urbanos y Rústicos.

El Administrador de Fincas Colegiado, desarrolla una función esencial y palpable por los ciudadanos, evidente en el desarrollo de diversas funciones y actividades como gestor, gerente, asesor, mediador, secretario, contable y representante inmobiliario, con el objetivo de una convivencia de calidad, práctica y cotidiana entre vecinos e inquilinos. Estos servicios, en las grandes capitales de provincias,  suelen gestionarse a través de sociedades mercantiles, como sucede con los administradores de Fincas en Madrid, Barcelona o Bilbao, son entidades con una estructura mas amplia y compleja, para poder abastecer a núcleos de población mas densas y proclives a demandar y requerir un mayor número de servicios, que solo estas grandes empresas administradoras de fincas les puede ofrecer.