Orientación laboral

¿Qué es un despido improcedente?

despido improcedente

Se considera despido improcedente aquel que se ha llevado a cabo sin que existan razones justificadas y justificables para el trabajador o para terceros.

Cuando no existan razones para despedir a una trabajador, este no ha roto el contrato, ha desarrollado su trabajo en la forma que corresponde y no ha generado ninguna razón que motive a la finalización disciplinaria del contrato y, sin embargo, se lleva a cabo la ruptura de la relación contractual entre las partes, se habla de un despido improcedente y se puede solicitar que sea declarado como tal.

Cómo cursar un despido improcedente

Si el trabajador considera que se ha producido un despido improcedente, en los veinte días posteriores al anuncio del despido, podrá presentar un pronunciamiento, a partir de ahí un juez determinará, en vista de las pruebas presentadas por las partes si se trata de un despido procedente, de un despido improcedente o de un despido nulo.

En el caso de un despido nulo, el trabajador recuperará su puesto de trabajo, mientras que en un despido procedente, se demostrarán los motivos concretos por los que el trabajador fue despedido, y se fija una indemnización de veinte días por cada año trabajado, con un máximo de doce mensualidades.

En el despido improcedente, el empresario podría elegir entre readmitir al trabajador o pagar una indemnización, en el segundo de los supuestos, al trabajador le corresponden treinta y tres días por año trabajado dentro de la empresa.

Las indemnizaciones pagarán IRPF

En palabras del Ministro Montoro, la “utilización de la indemnización por despido” ha sido muy alta en los últimos años, por ello, este tipo de percepciones económicas irregulares empezarán a tributar cuando, se superen los 2.000€ por cada año trabajado.